Colombia se alinea con E.U. en propiedad intelectual y patentes de medicamentos

Jueves 22 de mayo de 2008

Así, el país tomó una nueva distancia con sus vecinos, en la 'Asamblea Mundial de la Salud', al favorecer a las grandes empresas farmacéuticas y sus intereses comerciales.

En esa reunión, la delegación colombiana se inclinó hacia la postura de Estados Unidos y Japón, frente a la iniciativa de más de 100 países en vías de desarrollo tendiente a permitir que sus naciones puedan producir medicinas para atender a su población.

Para Francisco Rossi, quien ha estado en las discusiones de la propuesta como representante de una alianza de ONG, "lo que Colombia busca es congraciarse con E.U. para lograr la firma del TLC".

El modelo actual de innovación de salud está marcado por el acuerdo sobre propiedad intelectual de la OMC que establece una patente de 20 años a los medicamentos.

Es decir que la empresa farmacéutica tiene el monopolio del producto y solo dos décadas después su fórmula se libera para poder producir medicamentos genéricos, mucho más baratos.

Tomado de:Portafolio

En propiedad intelectual y medicamentos, Colombia se distancia del resto de países en desarrollo

24-5-08

Dice interesarle garantizar el acceso de las comunidades a los fármacos, pero solicitó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que cuente con sus similares de Comercio y de Propiedad Intelectual.

"Nos interesa mucho que se apruebe una estrategia en ese sentido (garantizar el acceso de las comunidades a los fármacos)", aclaró antes de comenzar el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores presente en la Asamblea, que terminó el sábado en Ginebra.

El otro punto de divergencia tiene que ver con la postura de que el Gobierno de cada país debe ser el único responsable de los acuerdos de propiedad intelectual.

Como está planteada la estrategia de las naciones en vía de desarrollo, la OMS podría revisar alianzas o tratados de libre comercio (TLC) entre los países. Para el Gobierno Nacional, "el hecho de que un foro multilateral revise lo bilateral va en contra de la soberanía de los Estados".

Este aspecto es, probablemente, el más criticado por las ONG, las cuales aseguran que la radicalización de Colombia se debe a su interés de que el Congreso de Estados Unidos apruebe el TLC firmado por los gobiernos de ambos países. "No estamos secundando a nadie", responde el delegado de la Cancillería.

La última objeción hace referencia al derecho de las comunidades indígenas sobre las medicinas tradicionales, que en las disposiciones planteadas por la OMS aparecían "como propiedad de los gobiernos", contó el funcionario colombiano. Según él, durante las discusiones se lograron cambios en la redacción que favorecen a los grupos aborígenes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó que las opiniones expresadas durante la Asamblea Mundial de la Salud fueron fruto del consenso de la Superintendencia de Industria, la Dirección de Derecho de Autor, el Invima y los ministerios de Comercio, Protección Social, Ambiente e Interior, entre otros entes.

Tomado de:El Tiempo