Bolivia: Gobierno acusado de manipulación y ausencia de transparencia en TLC

Sábado 28 de agosto de 2004 por Alianza Social Continental
28/8/2004
El Diario – Bolivia (28 de agosto de 2004)
El diálogo con sectores de la sociedad civil ha quedado en riesgo por la transgresión gubernamental de considerar que se concertará con estos sectores la incorporación de Bolivia como miembro pleno a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos.
El motivo radica en que el canciller Juan Ignacio Siles, en la interpelación que se realizó el pasado 24, en la Cámara de Diputados informó que “ha consultado con organizaciones de la sociedad civil, como la Fundación Solón y el CEDLA, aunque no siempre ha habido coincidencias”.
Sin embargo, el Movimiento Boliviano de Lucha contra el ALCA niega que el diálogo del próximo 2 de septiembre con organizaciones de la sociedad civil contrarias a la incorporación de Bolivia al TLC con EEUU sea un “proceso de consulta o concertación”.
En ese sentido, enviaron una carta al Canciller de la República y al Ministro de Desarrollo Económico pidiéndoles se retracten, ya que consideran que “no es admisible que reuniones informativas o de intercambio de opiniones sean tomadas como ‘consulta’ para avalar y legitimar la posición del Gobierno de Bolivia de incorporarse a las negociaciones del TLC con EEUU.”
Abandonan diálogo
“Censuramos las palabras del Ministro de Relaciones Exteriores que expresan una instrumentación y tergiversación de lo discutido en las reuniones sostenidas. Esperamos que en un acto de honestidad el Canciller se retracte públicamente de sus declaraciones y que el Gobierno exprese claramente que el debate venidero del 2 de septiembre es un encuentro con organizaciones de la sociedad civil que son contrarias al TLC con EEUU”, afirma en la misiva el Movimiento Anti Alca.
Advierten que en caso de no existir la “aclaración pública” suspenderán su participación en la reunión anunciada ya que no están dispuestos a que el Gobierno exprese que esta “consultando a la sociedad civil”, cuando en la realidad las reuniones fueron para expresarle su rechazo fundamentado al TLC.
“No vamos a prestarnos a una instrumentación para aparentar una consulta a la sociedad civil y revestir de cierta “legitimidad” el ingreso del Gobierno a las negociaciones del TLC con EEUU”, concluye la carta a los ministros de Estado.
Debate
Una vez que el Gobierno aclare el impasse surgido, las organizaciones exigen la realización de un debate público calificado de “vital importancia” para el esclarecimiento de la población frente a tan importante tema.
Ese debate entre el Gobierno y las organizaciones sociales sería moderado por la ex-Defensora del Pueblo Ana Maria Romero de Campero y se acordaron cuatro bloques de discusión.
El primer bloque comprende los capítulos de Inversiones, Servicios, Políticas de Competencia y Compras del Estado versus el rol del Estado en la economía y la recuperación del gas y nuestras empresas estatales.
El segundo bloque lo integra el capítulo de Propiedad Intelectual versus Salud Pública, Acceso a medicamentos, Biodiversidad y conocimientos tradicionales En tercer lugar los capítulos de agricultura y acceso a mercados versus fortalecimiento de la economía campesina, los micro empresarios y la industria nacional.
Finalmente, el TLC con EEUU versus la convocatoria a la Asamblea Constituyente.